Siete claves para hidratarse también en invierno

Beber seis vasos de agua al día sin esperar a tener sed y al margen del agua que se tome en las comidas. No hay que olvidar el primero de la mañana, terminado el desayuno, que ayuda a eliminar los fluidos acumulados durante el sueño. El último del día, antes de acostarse, hidrata el organismo por la noche. Leer más →

La importancia de la hidratación de la piel

La hidratación cutánea es uno de los parámetros más importantes en la salud de la piel, cuya función protectora es clave en el organismo.

Un cosmético hidratante adecuado debe mantener o restituir la homeostasis de la piel (la homeostasis es el estado de equilibrio del cuerpo respecto a diversas funciones y composiciones químicas de los líquidos y los tejidos), retrasar el envejecimiento cutáneo y dar soluciones a pieles problemáticas, y esto se consigue aportando lípidos de calidad, humectantes y agua.

Asimismo, advierten de algunas acciones que provocan un empeoramiento de la situación de la piel y que por tanto se deberían evitar: jabones agresivos, productos astringentes (aquellos que producen sequedad).

Aclarar el rostro con agua del grifo si ésta es muy calcárea o está altamente clorada, baños demasiado prolongados y calefacción excesiva.